Disforia

Ángel Serrano Laguna - 2018

Escena 1

ÉL y ELLA están sentados en dos butacas, enfrentados. La butaca de ÉL es cómoda. La de ELLA, no tanto.

ÉLYa no sé ni cuantas veces hemos hablado de esto. Pero si repasar los pasos sirve para recordarte por qué nunca va a funcionar...

ELLAUna palabra muy definitiva. Nunca.

ÉLNunca con una persona normal. Con alguien como tú la historia cambia. Digo nunca refiriéndome a gente que no es como tú. Que es de lo que estamos hablando, ¿verdad?

ELLAAjá.

ÉLNo quiero imponerte mis conclusiones. Seré objetivo. Como siempre. Empecemos: ¿cómo le conociste?

ELLAEn un bar.

ÉLOscuro. Imagino.

ELLAEra oscuro, sí.

ÉL

¿Y?

ELLANada. Estaba pidiendo una copa en la barra y él se puso a pedir a mi lado. Me miró, dijo algo que no oí y después se rió. Y empezamos a hablar. Nada del otro mundo, tonterías sin sentido. Una conversación como las que teníamos no hace tanto.

ÉLOjalá aún las tuviéramos.

ELLAMe dio su número y quedamos en escribirnos para quedar. Y regresó con sus amigos.

ÉL¿Cuánto duró la conversación?

ELLATres o cuatro minutos.

ÉL¿Era guapo?

ELLANo especialmente.

ÉL¿Ingenioso?

ELLANo especialmente.

ÉL¿Y te ha escrito?

ELLANo.

ÉLVale. El punto de partida no es ideal, aunque los datos que me das no son necesariamente malos. Ahora. ¿Qué quieres hacer?

ELLAEscribirle.

ÉL¿Escribirle el qué?

ELLAHabía pensado algo casual. Mencionar alguna de las cosas de las que hablamos en el bar.

ÉL¿Y si responde? Bueno. Reformulo. Porque de los tíos se espera siempre que respondamos. ¿Qué vas a hacer cuando conteste?

ELLAHablar con él.

ÉLVer qué pasa.

ELLAY si la conversación va bien, intentar quedar con él.

ÉLTe falta un paso: asegurarte de que no esté loco. Entiendo que te lo saltes. La desesperación no te permite pico fino y hay mucho mito sobre las psicopatías de nuestro género, sin contar que que esté loco podría ser la única manera.

ELLALa única manera.

ÉLOjalá no hubieras acabado conmigo.

ELLAOjalá no tuviera que haber acabado contigo.

ÉL¿Y si dice que sí? ¿Y si logras quedar con él?

ELLAPues me pondré el vestido e iré donde hayamos quedado.

ÉLTe recomiendo quedar por la noche.

ELLAEsa era mi idea.

ÉL¿Dijiste que no parecía especialmente ingenioso?

ELLASí.

ÉLDe acuerdo. Digamos que consigues llegar al final de la cita. ¿Cuál es tu plan a partir de ahí?

ELLANo lo sé. Volver a casa.

ÉL¿Volver a casa?

ELLASí.

ÉL¿Sola?

ELLASí.

ÉL¿Y esperar a la siguiente cita?

ELLASí.

ÉL se levanta de su cómoda butaca. Se acerca a ELLA.

ÉL¿Y si en la siguiente cita te quiere llevar a un restaurante lleno de gente?

ELLAPues iré.

ÉL¿Y si quiere llevarte a su casa? ¿A su cama?

ELLACalla.

ÉL¿Y si quiere llevarte a pasar la tarde con sus amigos?

ELLACalla.

ÉL¿Y si te quiere llevar a casa de sus padres?

ELLA¡Calla!

ÉL vuelve a sentarse en su butaca. Satisfecho.

ÉLSolo verán a un maricón.

ELLASolo verán a un maricón.

ÉLEs incluso peor. No me vas a comparar. Cuando éramos un maricón era gloria bendita. Lo que tienen los maricones no lo van a tener los tuyos en tu puta vida.

Silencio.

ÉLPodrías volver.

ELLANo podría.

ÉL coge la entrepierna de ELLA.

ÉLTécnicamente, podrías.

Silencio.

ÉLEs solo dar un paso atrás.

ELLANo.

ÉLPiensa en papá. Daría saltos de alegría. Aunque tuviera que quedarse con el maricón.

Silencio.

ELLAVoy a escribirle.

ELLA saca su móvil y teclea. ÉL se levanta bruscamente y sujeta la muñeca de ELLA, antes de que envíe.

ÉLNo.

ELLA(Zafándose de ÉL.)Sí.

ELLA envía el mensaje.

Pasa un tiempo indeterminado.

Comienzan a sonar dos teléfonos idénticos. Uno, en el bolsillo de ELLA. Otro, en el bolsillo de ÉL. Los dos contestan a la vez.

ELLAHola. Nada, acabo de llegar del curro. Iba a empezar preparar algo de cena. No sé el qué, porque tengo el frigorífico vacío. ¿Y tú?

ELLA recibe una explicación desde el otro lado del teléfono.

ÉL¿Y dónde está ese sitio? Que cuando he dicho que tenía el frigo vacío es una forma de hablar. Puedo cenar cualquier cosa.

Desde el otro lado del teléfono dan indicaciones.

ELLASí, está cerca de mi piso. Podemos quedar a cenar, si dices que la comida es buena.

ÉLPero sólo tú y yo, ¿no?

Niegan desde el otro lado.

ÉL¿Ése es tu amigo del cole o el del trabajo?

Dan respuesta.

ÉLNo sé, ahora que lo pienso tengo que ducharme y prepararme... La verdad es que después de todo el día en la tienda no me apetece mucho ver a gente. Y si además tú ya habías quedado con tu colega no quiero meterme en medio.

Protestan.

ÉLQue no, que lo sé... pero no me apetece de verdad.

Lamentan.

ELLAPero este fin de semana quedamos, de verdad. Podemos ir al cine.

ÉLLos dos solos.

ELLAY después cenamos. Te escribo. De acuerdo. Gracias. Hablamos.

Cuelgan. ÉL y ELLA se miran.