Al final, ¿ha dicho que sí?

Ángel Serrano Laguna - 2008

ACTO I

Escena 1

El agente especial MÁRQUEZ y la agente especial ESCASSI aparecen por lados opuestos.

MÁRQUEZEscassi.

ESCASSIMárquez.

MÁRQUEZ(Saca una grabadora.)¿La tienes?

ESCASSI(Saca una cinta de casete.)La tengo.

MÁRQUEZ entrega la grabadora a ESCASSI.

MÁRQUEZ¿Has recibido mi mail con la circular? ¿Reivindicando que el enunciado de las misiones nos sea entregado en un soporte más actual? Un pen o un DVD, por lo menos.

ESCASSISí. Lo recibí.

MÁRQUEZ¿Y lo has reenviado?

ESCASSINo.

MÁRQUEZEntiendo. Pues a ver si te acuerdas de reenviarlo, luego cuando llegues a casa.

ESCASSI introduce el casete en la grabadora y pulsa play.

VOZ 1Misión 2-6-4-3-3-5-5-5. Veinticuatro de mayo. Agentes asignados: agente especial Márquez y agente especial Escassi. Si uno o varios de los presentes no coincidieran con alguno de estos agentes, en nombre del servicio secreto español, le pedimos que se marche, puesto que la información que a continuación será enunciada es secreta. Vale. Espero. ¿Ya? De acuerdo.

VOZ 2Agentes, el agente especial Alejandro Turbado fue retirado de su actividad en el servicio secreto dos años atrás, tras un brote psicótico sufrido en una misión en Coito, Portugal. Durante este tiempo, ha estado internado en un centro psiquiátrico donde se han repetido varios de estos ataques. Sin embargo, el brote psicótico no pudo llegarle en mejor momento, puesto que en esa época estaba siendo investigado por asuntos internos, en relación a otra misión a la que había estado vinculado varios meses antes. En esta misión desaparecieron, se calcula, dos millones de euros requisados de la financiación ilegal de un partido político. Aún hoy, no se sabe del paradero de ese dinero, pero tenemos fuertes sospechas de que fue Alejandro Turbado quién los robó, y que ha estado fingiendo todo este tiempo su trastorno mental para evitar los interrogatorios. Hoy, el agente Turbado asistirá a la boda de su hermano. Su misión: averiguar todo lo posible sobre su estado mental real, e indagar si alguno de sus familiares podría estar al tanto de los verdaderos planes de Turbado. Buena suerte.

VOZ 1Este mensaje se autodestruirá en cinco, cuatro, tres, dos, uno...

ESCASSI lanza la grabadora lejos. Suena una fuerte explosión.

MÁRQUEZEso me recuerda que te tengo que enviar la otra circular que estoy moviendo.

ESCASSIVamos.

Los agentes se separan, con paso coordinado, cada uno por el lado por el que entraron. A medio camino, se paran. Se miran. Intentan ponerse de acuerdo hacia dónde ir. Señalan con el dedo, cada uno hacia su lado. Asienten, como si se hubieran puesto de acuerdo. Avanzan, de nuevo, hacia lados contrarios.

Se vuelven a mirar y asienten. Se dirigen hacia el centro. Cada uno saca su puño, lo agitan. Juegan a “Piedra, papel o tijera” en silencio. ESCASSI saca piedra. MÁRQUEZ, tijera. Van hacia el lado ESCASSI.

Escena 2

En escena, el cuarto de TOMÁS, el novio. Un sofá, un espejo y una mesa ocupan el centro. En el sofá está sentada AMPARO, madrina y madre del novio, agriada, con un vaso de tubo en la mano que contiene alguna bebida alcohólica. ALEJANDRO pulula por la estancia, vestido totalmente de blanco. A un lado, está ARTURO, el padre del novio, hablando con TOMÁS, que se encuentra en otra estancia.

ARTUROHijo, ¿estás bien?

TOMÁSSí. Me estoy echando un poco de agua en la cara.

ARTURO¿Pero seguro que estás bien?

TOMÁSSí. Sí. Enseguida salgo.

ARTURO resopla y observa a ALEJANDRO. Se dirige a su mujer.

ARTUROVigila bien a éste, no vaya a ser que le dé uno de sus yuyus.

AMPAROAlejandro no ha tenido ningún ataque en seis meses.

ARTUROPero porque esos seis meses se los ha pasado metidos en el manicomio.

AMPARONo es un manicomio, es un hospital psiquiátrico.

ARTUROA ver si para una vez en dos años que lo dejan salir, nos la va a montar. ¡Y hoy precisamente! Si es que no teníamos que haberlo traído.

AMPAROEs la boda de su hermano. Si su comportamiento es el adecuado, podrían darle el alta.

ARTURO¿El alta? ¿Y para qué? ¿Para que regrese a casa? Con la excusa de que está loco ni siquiera podrá trabajar.

AMPAROArturo, es tu hijo.

ARTUROSí, mi hijo cuando a él le conviene. Porque a los dieciocho bien que se marchó de casa. ¡Y una década pasó hasta que volvimos a saber de él! ¡Y por un carta del Ministerio de Interior! Una carta que dice que nuestro hijo está internado en un manicomio.

AMPAROHospital psiquiátrico.

ARTUROY no nos dicen ni dónde ha estado ni lo que ha hecho porque es "información clasificada". ¿Información clasificada en un país donde los mayores referentes de agentes secretos son Mortadelo y Filemón? ¡Venga ya! ¡La historia de los espías no hay quien se la trague! Seguro que pilló a algún ministro con una becaria entre las piernas haciéndole una limpieza de sable y lo estuvo extorsionando hasta que hubo cambio de gobierno. Seguro que fue entonces cuando se inventó lo del trastorno mental para seguir viviendo del cuento.

AMPAROEso es una barbaridad.

ARTURO¿De verdad crees que tu hijo es una especie de... espía?

AMPARO¿Por qué no? Listo es. Sus profesores siempre nos dijeron que era muy inteligente. Acuérdate que nos recomendaron buscar información sobre colegios para niños superdotados. Y tú te negaste.

ARTUROMi empresa estaba empezando a crecer por aquel entonces, y tuve que invertir mucho dinero. Sabes de sobra que no podíamos permitirnos gastos tontos.

AMPARO¿Gastos tontos? A saber si no ha acabado así porque no lo ayudamos a usar su inteligencia.

ARTUROSí, hombre, sí. A lo mejor es que se ha vuelto tonto de ser tan listo. ¿Habéis quitado las luces parpadeantes del salón? Por si tiene ataques epilépticos.

AMPAROAlejandro no tiene epilepsia.

ARTUROAh, ¿no? Pues el otro día me contaron un chiste de epilépticos y le dije al que me lo estaba contando que justo mi hijo tenía epilepsia. ¿Cómo era el chiste?

AMPAROArturo, por favor.

ARTUROAlgo de una cabina de teléfonos. ¿Cómo era?

Entra TOMÁS, visiblemente atacado, sudando y con la corbata aflojada.

ARTURO¿Ya estás mejor?

TOMÁSMás o menos.

ARTUROEs normal que estés nervioso el día de tu boda.

TOMÁSYa.

ARTUROPorque... Sólo son nervios, ¿no?

TOMÁSSí. Supongo.

ARTURO¿Cómo que supones?

TOMÁSBueno, estoy seguro.

ARTURO¿Seguro de qué?

TOMÁSNo sé... ¿Qué has dicho?

ARTURO hace señas a TOMÁS para que se acerque a él. Habla sin que lo oigan los demás.

ARTURO¿No tendrás dudas?

TOMÁSQue no, papá.

ARTUROSabes que esto que estás haciendo es algo muy noble. Lo sabes, ¿no?

TOMÁSSí, lo sé. Lo sé.

ARTUROMira, Tomás, entiendo que estés preocupado. Que esta boda te plantee algunos dilemas morales, pero cuando yo me casé con tu madre tampoco la quería, y míranos: Treinta años juntos y nuestro matrimonio sigue funcionando.

AMPARO se toma de un trago el resto de su copa y se levanta.

AMPAROVoy a por otro vodka.

AMPARO sale de escena.

ARTUROY no digo que Lola y tú no os querías. Porque a ver, lleváis saliendo juntos, ¿cuánto? ¿Quince años?

TOMÁSUno y medio.

ARTURO¡Bueno! Uno y medio... quince... ¡Qué más da! El caso es que antes o después, os ibais a acabar casando.

TOMÁSSupongo.

ARTUROPues ya está. Tú no te preocupes, hijo. Seguro que seréis muy felices. Ahora voy a ver qué hace tu madre, que últimamente le está dando por beber. Debe ser que se aburre. Y mira que le he comprado unas cacerolas y le he puesto la vitrocerámica. He consultado a un amigo mío veterinario y me ha dicho que seguramente sea la menopausia. Yo no sé cómo se las apañan las mujeres, pero siempre tienen alguna excusa para montarte el pollo. Consejo importante, Tomás: cuando se ponen en ese plan, déjalas. Olvídate totalmente de ellas. Al final se les acaba pasando. Vigila a tu hermano, no vaya a ser que haga alguna tontería.

TOMÁSYo lo veo bien.

ARTUROYa. Pero las apariencias engañan. Ay, hijo mío: ¡Cuántos palos te va a dar la vida!

ARTURO sale de escena.

ALEJANDRO¿Sabes? En algunas zonas al norte de la India, debido a la escasez de mujeres, las familias sólo están dispuestas a casar a sus hijas con pretendientes que tengan hermanas. Así, esas familias pueden casar a sus otros hijos varones con ellas.

TOMÁSAh... ¿Y?

ALEJANDROBueno. Supongo que eres afortunado por no ser del norte de la India.

TOMÁSSupongo.

El desquicio de TOMÁS va en aumento. Suda aún más que antes. Se abre la camisa para secarse el sudor del pecho, las axilas y la frente con un pañuelo. Lo escurre una vez ha terminado.

ALEJANDROEstás nervioso.

TOMÁSEstoy bien.

ALEJANDRO¿Sabías que hay páginas en Internet en las que, si eres indio, pero un indio de la India y no un indio de los del arco y la flecha, puedes concertar un matrimonio con una atractiva india de la India?

TOMÁSAh... ¿Y?

ALEJANDROBueno. Es mejor casarse con una persona que conoces, en vez de hacerlo con una desconocida en Internet que pueda estar contagiada de cualquier enfermedad venérea.

TOMÁSSupongo.

ALEJANDROEn los últimos años tú y yo no hemos tenido mucho contacto. Bueno, no hemos sido... hermanos. Pero me alegro por ti. Y por tu boda.

TOMÁSNo sé si puedo decir lo mismo.

TOMÁS está de espaldas a ALEJANDRO, quien saca un cuchillo de algún lugar entre su ropa y avanza lentamente hacia su hermano, dispuesto a apuñalarlo.

TOMÁS se gira y ALEJANDRO esconde el cuchillo antes de que llegue a verlo. TOMÁS va hacia el espejo. ALEJANDRO saca el cuchillo y avanza nuevamente hacia TOMÁS. TOMÁS se da la vuelta y ALEJANDRO esconde el cuchillo.

TOMÁS¿Qué tienes ahí?

ALEJANDRONada.

TOMÁSTienes algo ahí.

ALEJANDRONo es nada.

TOMÁS¡Lo he visto por el espejo!

ALEJANDRO(Muestra el cuchillo.)Ah. Es un regalo. Sorpresa.

TOMÁS(Coge el cuchillo.)Un cuchillo.

ALEJANDROSí. Para picar tomates. O para cortar jamón.

TOMÁSPues gracias.

ALEJANDRODe nada.

Se miran durante unos segundos. ALEJANDRO sonríe.

ALEJANDROAhora voy al salón.

TOMÁSVale. Ahora yo... me quedo aquí.

TOMÁS se sienta en el sofá tras que ALEJANDRO salga de escena, dejando el cuchillo a un lado. Continúa nervioso.

Desde detrás del sofá se alzan las figuras de ESCASSI y MÁRQUEZ, que estaban escondidos. Ambos miran hacia el lugar por el que ha desaparecido ALEJANDRO. Asienten. Sacan una libreta y un bolígrafo. Escriben. El bolígrafo no pinta. Ambos echan su aliento sobre la punta del bolígrafo, para intentar revivirlo. Escriben. Guardan la libreta. Asienten. MÁRQUEZ saca una jeringuilla y un bote pequeño. Lo clava y carga la jeringuilla. Ensarta la punta en el cuello de TOMÁS, que se levanta asustado y gritando.

TOMÁS¿¡Qué me habéis hecho!? ¿¡Qué me habéis hecho!?

Conforme el mejunje de la jeringuilla surte efecto, TOMÁS se va relajando y entra en un estado semi-inconsciente.

TOMÁS(Sonríe.)¿Qué... me... habéis... hecho...? Mooooooola.

TOMÁS se ríe. MÁRQUEZ lo sienta en el sofá. Después va a vigilar la entrada. ESCASSI se sienta al lado del novio y lo coge de la mano con ternura.

ESCASSI¿Tienes constancia de que tu hermano Alejandro posea dos millones de euros?

TOMÁS(Ríe.)Mi hermano está como una puta cabra.

TOMÁS se ríe de su propio comentario.

ESCASSI¿Crees que tu hermano sufre algún trastorno mental?

TOMÁSY yo qué sé... Mi padre dice que se lo está inventando todo... A mí me da igual...

ESCASSI¿Podría estar fingiéndolo? ¿Alguna vez le notaste algún síntoma de desequilibrio, antes del primer brote psicótico?

TOMÁSBueno, él era, bueno, es superdotado. Los niños no le hablaban. Él tampoco es que hablara mucho. Él leía y leía y leía y leía...

Acompaña su retahíla dibujando círculos en el aire.

TOMÁS(Mira la mano de ESCASSI.)Tía buena.

ESCASSI suelta la mano de TOMÁS y le hace una seña a su compañero.

ESCASSIVale. Hemos terminado.

TOMÁS(Lloriquea.)No quiero casarme... No quiero casarme...

MÁRQUEZ saca la jeringuilla y un nuevo bote. La carga y se dirige a TOMÁS.

ESCASSI¿Bote nuevo? ¿Compuesto nuevo?

MÁRQUEZSí. Tu querido amigo Carreño me ha dicho que anula mejor los efectos del suero de la verdad, y que borra la memoria a corto plazo casi instantáneamente. Olvidará el interrogatorio en apenas 10 segundos. A cambio, es algo más fuerte.

ESCASSI¿Algo más fuerte?

MÁRQUEZ(Clava la jeringa en el cuello de TOMÁS, que cae dormido.)Ahora está dormido, pero en un par de minutos le costará respirar y comenzará a convulsionar. Después, aún bajo los efectos del suero de la verdad, sentirá una fuerte subida de adrenalina. Durará unos segundos. Los suficientes para eliminar cualquier resto del suero de su organismo. Finalmente, volverá a la normalidad, como si nada hubiera pasado.

MÁRQUEZ guarda el bote y la jeringuilla.

MÁRQUEZEscassi, he contado a mis padres lo que pasó entre nosotros.

ESCASSI¿Qué le has contado a tus...? Pero, ¿y qué pasó entre nosotros?

MÁRQUEZEscassi, nos acostamos. Deja de negar la realidad. Hay algo entre nosotros.

ESCASSI¡Eso pasó hace dos años!

MÁRQUEZ¡No, no! ¡Veintitrés meses!

ESCASSI¿Tú crees que éste es el mejor momento para hablar de ello? ¿En medio de una misión? Ya hablaremos.

Ambos salen de escena. Entra en escena JOSÉ LUIS, con un ramo de flores y entonando la marcha nupcial, imitando a una novia. TOMÁS se despierta algo confuso.

TOMÁS¿Ya has llegado?

JOSÉ LUISAhora mismo.

TOMÁS¿Qué tal tu examen?

JOSÉ LUISBien. Creo que bien.

TOMÁSHas tardado poco en llegar, ¿no?

JOSÉ LUISSí. He apretado un poco el acelerador en la autovía. He tenido que aflojar cuando ya he entrado en el camino de la sierra que llega hasta aquí. Un poco raro esto de celebrar la boda en una casa rural en mitad del monte.

TOMÁSTampoco había dinero para más.

JOSÉ LUIS¿Y tú cómo estás?

TOMÁSBien. Algo mareado.

JOSÉ LUIS(Huele a TOMÁS.)Buf, qué pestazo a sudor. Pásate unas toallitas húmedas o algo, y no el pañuelo podrido ése que tienes ahí.

TOMÁSEs que estoy un poco nervioso y no dejo de sudar.

JOSÉ LUISSi estás nervioso, yo tengo aquí algo de maría.

TOMÁS¿De qué María? No conozco a ninguna María... ¿María mi vecina?

JOSÉ LUISNo. María.

Saca una bolsita con marihuana. A la hora de representar, convendría que no fuera marihuana verdadera. Temas legales.

TOMÁS(Hace ademán de fumar.)Ah... María de...

JOSÉ LUIS¿Te hace o no? Seguro que te relaja.

RAÚL entra en escena.

RAÚL¿Qué está pasando aquí?

TOMÁS¡Ha sido idea suya!

RAÚL¿Qué tienes ahí?

JOSÉ LUISNada.

RAÚL¿No será marihuana?

JOSÉ LUISEh...

RAÚL¡Vamos, menuda ignominia! ¡Qué vergüenza! ¡Traer drogas ilegales a la boda de tu amigo!

JOSÉ LUISQue no es una droga ilegal, que es marihuana.

RAÚLNo. Según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y a día de hoy, la marihuana es una droga ilegal. Así que: dámela. Me desharé de ella.

JOSÉ LUISNo te la voy a dar. Tomás está bastante nervioso. Y esto le sentaría muy bien.

RAÚLSí, ¿no? Y que llegue al altar emporrado para decir el sí quiero. Dámela.

JOSÉ LUIS¿Pero por qué te pones así? Todo el mundo consume drogas. Además, la marihuana es una droga socialmente aceptada. Otra cosa es que sea ilegal. Antes, ser homosexual se pagaba con la muerte, y ahora hasta se pueden casar. Los tiempos cambian.

RAÚLJosé Luis: he dicho que me la des.

JOSÉ LUIS(Ríe.)Raúl, no seas ridículo. No te la voy a dar.

RAÚLLlamaré a tu madre.

JOSÉ LUIS¿Cómo? No puedes llamar a mi madre.

RAÚLSí. Sí que puedo.

RAÚL saca el móvil.

JOSÉ LUISRaúl, tenemos casi treinta años ya. No creas que me vas a asustar.

RAÚLEstoy marcando.

JOSÉ LUISPues si tú llamas a mi madre, yo llamaré a la tuya.

RAÚLMi expediente, tanto académico como social, está impoluto. Lo único malo que le podrías decir es que me junto con chusma como tú.

JOSÉ LUISAh, ¿sí? ¿Y aquella vez que te colaste en una casa abandonada, derrumbaste una pared y por poco nos matas a todos?

RAÚLEse fuiste tú.

JOSÉ LUIS¿Y cuándo le robaste la motocicleta al tonto del pueblo?

TOMÁS(La adrenalina empieza hacer efecto. Se lleva la mano al corazón y respira con dificultad.)Ese fui yo.

JOSÉ LUIS¿Y qué me dices de haberte acostado con tu propia hermana? ¿Eh, Raúl? ¡Con tu propia hermana! ¡Eso sí que es ilegal!

RAÚL¡Fuiste tú quién se acostó con mi hermana!

TOMÁS se pone en pie. Empieza a convulsionar.

JOSÉ LUISAh, es cierto. Ya se me hacía raro que con lo serio que tú eres cometieras semejante atrocidad. Es verdad, ya me acuerdo.

Sonríe. RAÚL lo fulmina con la mirada.

JOSÉ LUISCompréndelo, no planeé acostarme con tu hermana de antemano. Ella estaba muy borracha, yo no dejaba de invitarla a copas... "Venga, venga, te invito a otra copa", le decía. Y ella que no quería más. "Que no, que no quiero más", decía. Y yo la invitaba a otra copa y a otra copa, y al final pues...

RAÚL¡Dame la bolsa!

JOSÉ LUIS da la bolsa a RAÚL, que se la guarda.

JOSÉ LUIS¿Qué clase de amigo permite que uno de sus mejores amigos se encuentre en ese estado de nerviosismo en el día de su boda?

TOMÁS ha perdido totalmente el control, y está bailando mientras muerde el pañuelo, intentando arrancar las puntas.

RAÚLTomás, ¿estás bien?

TOMÁS¡No estoy enamorado! ¡Sólo me caso con Lola porque mi padre me obliga!

TOMÁS se derrumba en el sofá y llora. RAÚL y JOSÉ LUIS se miran durante unos segundos. RAÚL devuelve la bolsita de marihuana a JOSÉ LUIS.

JOSÉ LUISGracias.

Ambos amigos se acercan a TOMÁS.

RAÚL¿Qué es eso de que tu padre te obliga a casarte?

TOMÁSSí. Bueno, no es que me obligue. Es sólo que... Todo ha ido tan rápido.

RAÚL¿Y por qué iba a querer tu padre que te casaras con Lola?

TOMÁSPor su dinero.

JOSÉ LUIS¿Dinero? ¿Desde cuándo necesita tu familia dinero? Si tu padre se compró un Mercedes hace nada.

TOMÁSYa, pero digamos que la empresa de mi padre ya no es tan rentable como antes.

RAÚLBueno, como todas. La crisis.

TOMÁSYa. No, si las cosas no estarían tan mal... Si mi padre no hubiera estafado a Hacienda en sus informes de cuentas durante los últimos seis años, y ahora no tuviera que pagar una multa altísima.

JOSÉ LUIS¿De cuánto?

TOMÁS¿Recordáis lo que nos costó el Mercedes?

RAÚLHombre, era caro, pero si lo vendéis y...

TOMÁSPues veinte veces más.

JOSÉ LUIS

RAÚLAdiós, chaval. ¡La virgen!

RAÚL¿Y tu padre pretende que la madre de Lola le dé ese dinero?

TOMÁSBueno... Sí.

JOSÉ LUIS¿Y para eso es necesario casarse?

TOMÁSNo sé. Supongo. Yo no tengo nada ahorrado con la mierda que me pagan en la agencia. La boda ha sido idea de mi padre.

JOSÉ LUIS¿Y qué pasa si no paga la multa?

TOMÁSIrían a juicio, y lo más probable es que mi padre fuera condenado a cárcel. Cárcel. A ver, no es que tenga pensado que mi suegra nos regale el dinero. Se lo devolveremos.

RAÚLPero tu padre podría intentar pedir un préstamo, pagar la multa, revivir la empresa...

TOMÁSNo. La empresa ha quebrado para siempre. Sus antiguos socios no quieren saber nada de él. Más que nada, porque ellos también han estado estafando a Hacienda y no quieren que les salpique.

RAÚLVale: te casas con Lola, tu suegra paga la multa. ¿Cómo piensa devolver el dinero tu padre? ¿No será que tú, dándole tu sueldo a Lola, serás el que vaya devolviendo el dinero prestado poco a poco?

TOMÁSNo, no. Mi padre ha dicho que lo pagaría él, y que yo podría aportar algo, también.

RAÚL¿Y de dónde tiene pensado sacar el dinero tu padre? Porque si su empresa está en quiebra, ya me dirás. Es más: A partir de ahora, serás tú quien tenga que sustentar económicamente a tu padre y a tu madre. Y a tu hermano, si le dieran el alta.

TOMÁS(Se seca el sudor una vez más.)No lo había pensado.

RAÚLTomás: no puedes casarte.

TOMÁSSi no lo hago mi padre acabará en la cárcel.

RAÚL¡Acabará dónde tenga que acabar! Ha sido él quién ha estafado a Hacienda. No tú.

TOMÁS¿Y qué hago? ¿Voy ahí fuera y digo que se suspende la boda?

RAÚLAlgo tendrás que hacer.

JOSÉ LUISO... podemos sabotear la boda.

Fin del fragmento. Descarga el PDF completo para saber cómo continúa.